Fin de semana en Mérida

Mérida es esa ciudad romana que todo el que es apasionado de la historia y el turismo debe visitar al menos una vez en la vida. Es una ciudad que tiene todo lo que espera un fanático de la historia antigua: teatro, circo, acueducto, foro, anfiteatro y un museo espectacular. Si aún no la habéis visitado, ¡os animaréis a hacerlo después de esta entrada!

Mérida es una ciudad relativamente pequeña, en la que todos sus monumentos son accesibles a pie y, por lo tanto, es perfecta para visitarla en un fin de semana libre. Como querréis aprovechar el tiempo al máximo y verlo todo, os recomiendo que, en primer lugar, os paséis por la Oficina de Turismo de la ciudad y os hagáis con la entrada del conjunto histórico-arqueológico. ¿Y qué es eso? Pues es una entrada que te permite entrar en todos los monumentos de Mérida en uno o varios días. Para el público general cuesta 15€, pero si sois estudiantes, ¡solo os costará 7,5! (que no se os olvide el carnet de la universidad, imprescindible).

DÍA 1

Una vez os hayáis hecho con esta entrada para todo y os hayan dado el mapa que ofrecen gratuitamente en la Oficina de Turismo, es hora de ponerse en marcha. En mi opinión, es indiscutible que lo primero que se debe visitar es el teatro romano y el anfiteatro.

Es un teatro impresionante, uno de los mejores conservados del mundo y se sigue utilizando como teatro, con funciones clásicas y conciertos. Si tenéis la oportunidad de asistir a una obra de teatro romana en este sitio, no se me ocurre mejor forma de meteros de lleno en la cultura clásica.

Es un recinto grande y se puede subir y entrar por todo el conjunto libremente, por lo que es probable que os llevéis un buen rato aquí, disfrutando del teatro y del anfiteatro que está al lado. Justo al salir, os encontraréis con el Museo Arqueológico.

A mí, personalmente, me gusto mucho, porque es un edificio moderno, que contrasta con las obras que tiene en su interior. No os podéis perder los inmensos mosaicos que exponen, que prácticamente están completos y totalmente restaurados.

En esa misma zona, está la Casa del Anfiteatro. Es un conjunto de antiguas casas romanas, donde aún se pueden observar lienzos y columnas, así el tamaño y la forma de las casas.

Si sois tan lentos como yo al visitar  un sitio, es muy posible que ya sea más que la hora de comer, por lo que es hora de buscar un buen bar y descansar un poco. Os encontraréis varios restaurantes nada más salir del teatro romano y los camareros os insistirán en entrar, pero si os adentráis un poco más en la ciudad, podéis encontrar bares más baratos y menos para turistas.

Después de reposar la comida, toca ponerse en marcha de nuevo, en busca de otras cosas que visitar en esta hermosa ciudad. Si seguís por la calle Sagasta hacia arriba y paseáis un poco, por el camino veréis el Pórtico del Foro y el Templo de Diana.

Este templo impresiona mucho, porque tiene unas columnas enormes y está elevado sobre una plataforma que hace sea aún más grande. Merece la pena verlo también de noche, ya que lo iluminan y se queda muy bonito.

Lo último de este primer día, será la Alcazaba Árabe, que tiene unas vistas impresionantes del puente romano y del río. Dentro de la Alcazaba, encontraréis varios carteles informativos que te explicarán la historia del edificio y un aljibe maravilloso.

Hacerse fotos con el puente romano sobre el río Guadiana no tiene precio 😉

DÍA 2

El segundo día, podéis empezar por el circo romano. Tiene un vídeo introductorio que te explica las diferentes fases del circo. El circo se puede ver desde una plataforma en lo alto y también a pie, paseando por todo el recinto. Espero que vayáis a Mérida en un día que no llueva y no tengáis que verlo mientras os mojáis, ¡como me pasó a mí!

Al salir, todo recto por la Avenida de Extremadura, no tardaréis en ver la Basílica de Santa Eulalia. Antiguamente, era un templo dedicado al dios Marte, aunque con el tiempo se cristianizó hasta lo que es ahora. Es un edificio pequeño, pero con una fachada distinta a la que sueles esperar en una iglesia.

Más adelante (básicamente estamos rodeando la ciudad antigua), está el Acueducto de los Milagros, símbolo icónico de Mérida donde los haya y que podeís observar en la portada de esta entrada. Está perfectamente conservado y es una estructura ingente, que deja a todos con la boca abierta. Si hace buen tiempo y queréis hacerlo un poco low cost, es el sitio ideal para sentarse y hacer un picnic.

La siguiente parada será los restos arqueológicos de morería. Se trata de un recinto que alberga los restos arqueológicos de todas las civilizaciones que han pisado la ciudad de Mérida: romanos, árabes, visigodos y cristianos. Se pueden observar calzadas, casas, restos de muralla, etc. Cierra temprano, así que ¡no lo dejéis para última hora!

Si os queda tiempo y ganas, siempre podéis visitar también la Casa de Mitreo y los Columbarios, que están uno al lado del otro, cerca de la Avenida de la Princesa Sofía. Lo primero es una antigua casa romana, donde se encontró un santuario mitriaco, mientras que lo segundo son restos de construcciones funerarias a cielo abierto, donde podréis aprender de las costumbres funerarias romanas en el centro de interpretación que tiene en el interior.

¿Habéis visitado Mérida alguna vez? ¿Me recomendáis algún sitio especial en la ciudad? ¡Comentad y compartid!

Cuéntame

Todo gran proyecto empieza con una idea

Cuéntame tus necesidades, tu proyecto, tu idea... Me encantará acompañarte en el proceso de hacerla realidad.

 

¿Alguna duda?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies